La era Klinsmann ¿en crisis?

 

Captura de pantalla 2015-04-09 a las 15.39.59

 

Por: Georgina Larruz Jiménez
@LarruzMG

Hasta Brasil 2014, Estados Unidos demostró que el proyecto de Jürgen Klinsmann era uno de lo más prometedores a nivel mundial. En aquel año, había vociferaciones que colocaron a la Selección de las Barras y las Estrellas como una amenaza real al ‘Gigante de CONCACAF’; además, de que la MLS se convertía en una liga en desarrollo que no le pide nada a las homologas europeas.

El proyecto de crecimiento futbolero de la Federación estadounidense, orquestado, a nivel selección, por el alemán, tuvo buenos cimientos. Se ha respetado la continuidad a rajatabla. Se han hecho de buenos elementos gracias a los aportes del futbol colegial y de la MLS. El plan de comercialización ha sido bueno en términos de mercadotecnia, pues el soccer ya figura entre los deportes predilectos de la sociedad estadunidense, pero ¿podemos hablar de un estancamiento?

Jürgen Klinsmann no ha tenido un 2015 con números negros. Tuvo un fracaso en la Copa Oro al obtener el cuarto puesto, en los últimos amistosos ha mostrado el nivel más bajo que se le haya visto desde que ascendió al banquillo (recordad el juego ante Brasil); no obstante, la presión mediática de la prensa estadunidense es diametralmente opuesta a la que se vive en México. Es natural. La agenda de los diarios y portales no gira en torno al soccer y más cuando el Clásico de Otoño está a la vuelta de la esquina. Ahora bien, Estados Unidos tiene la posibilidad de asistir a la Copa Confederaciones, pero ¿qué pasaría si pierde el juego ante México?

La verdad es que los gringos no harían tanto drama si el juego por el boleto a Confederaciones se pierde; pero, eso sí, Klinsmann estaría un paso más en la cuerda floja en las próximas eliminatorias con rumbo a Rusia 2018. Si se corta el proceso de una vez, se viviría la misma historia que con México en cada eliminatoria mundialista.

¿Será que el proyecto de Klinsmann se está quedando corto de cara al próximo mundial?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *