Pediculosis y lo que viene

Captura de pantalla 2015-04-09 a las 15.39.59Georgina Larruz Jiménez

Lo dije hace unas semanas, El Piojo se convirtió en un cartucho quemado; sin embargo, el detonante que dio el tiro de gracia fue completamente ajeno a las circunstancias que me hicieron lanzar en otrora; sin embargo, pareciera que el cese el timonel nacional también le quito el fuero político, pues ahora la FEPADE (Fiscalía Especializada en Delitos Electorales) busca abrir una investigación por los polémicos ‘piojotuits’. Las preguntas son ¿por qué ahora? Y no es por defender por el ex entrenador nacional, pero ¿y los demás futbolistas que también tuitearon? Porque también Oribe y Marco Fabián estuvieron unidos a la causa electorera. No colgaré milagros a ningún santo de este país, pero las preguntas quedan en el aire.

Fuera de la recién finada era del Piojo al frente de la selección, el equipo nacional queda en manos de loe vientos. Una vez más, como lo ha sido en los últimos doce años,  se cae en el vicio de toda la vida: hacer el scouting de técnicos de moda, contratarlo, que ofrezca seis u ocho meses de resultados decentes, que venga una racha de malos partidos, y ¡pum! Echarlo a la calle.  Ese es el problema de vivir del ‘ya merito’ en todo. Si quiere avanzarse de la promesa del quinto partido, deben de dejarse de mantras mediocres, incluso a la hora de elegir al técnico nacional.

Dirigir la selección se ha convertido en un tema que varios de los técnicos han optado por evitar. Hay algunos nombres que la afición corea y suplica que regresen, eso no sucederá.  Mientras tanto, como si se tratase de un cónclave, el humo se pinta de colores celestes. Si dice que no, ojalá no se caiga en las compras de pánico para salvarnos el pellejo ante Estados Unidos y pasar de forma decente la primera vuelta de las eliminatorias con rumbo a Rusia 2018.

Adendum: Llámenlo villamelonismo, pero esta tarde todos somos Tigres. El equipo felino es uno de los modelos ideales de crecimiento de equipo mexicano. Son de los que más gastan, pero han sabido obtener rendimientos de sus inversiones. Tienen objetivos claros, y, por supuesto, han sabido respetar continuidad del proyecto del Tuca Ferreti. Lo de esta tarde es una ganancia para el futbol mexicano, y si hay campeonato, ojalá el Tuca no llegue a la selección nacional.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *