GANAR SÓLO POR GANAR

 

 

En el área grannde

EN EL ÁREA GRANDE

Por Patricio Sabido Malda

Para el colectivo futbolero de nuestro país, tal parece que el primer paso para desarrollar una “mentalidad ganadora” consiste en menospreciar a cualquier rival que no sea europeo o sudamericano. Y específicamente en menospreciar a la Concacaf. 

Ricardo “Finito” López dijo alguna vez que su preparación para un combate consistía, entre otras cosas, en correr dos horas diarias. Pero aclaraba: si el rival en turno era malón, accesible en el papel o con un récord no muy impresionante, entonces debía correr tres horas al día. No hay mejor garantía para perder que menospreciar a tu rival.

Pero para el colectivo futbolero de nuestro país, tal parece que el primer paso para desarrollar una “mentalidad ganadora” consiste en menospreciar a cualquier rival que no sea europeo o sudamericano. Y específicamente en menospreciar a la Concacaf. Así, escuchamos a cada rato que la FIFA es muy benevolente al dar tantos lugares a la “confederación con el peor futbol del mundo”.

El 95% de las veces que los mexicanos hablamos de ganar la Copa de Oro, aclaramos que sólo es importante porque nos da un lugar en la Confederaciones. Y pasa con jugadores, directivos, periodistas y aficionados. ¿No es suficiente con el placer de ser campeones de nuestra confederación? ¿No basta con vencer a Estados Unidos, Costa Rica u Honduras, que tantos dolores de cabeza nos han dado últimamente? Nunca he escuchado a nadie celebrar un título de la Liga MX diciendo: lo mejor es que calificamos a la Concachampions.

Y la Concacaf tampoco se ayuda. En los partidos de Concachampions colocan un letrero gigante en media cancha diciendo: “Rumbo al Mundial de Clubes”. ¿Se imaginan al campeón de la UEFA Champions League o la Libertadores diciendo que lo importante es haber llegado al Mundial de Clubes?

Francia, Sudáfrica (como país sede), Argelia, Eslovenia, Croacia, Camerún, Italia, Inglaterra, Portugal, Ghana y Grecia. ¿Les suena esta lista? Son selecciones nacionales eliminadas por equipos de Concacaf en los últimos dos mundiales. Pero los números no valen, no importa que Asia, África y Oceanía tengan resultados por debajo de los de Concacaf. No importa que en tres de los últimos cuatro mundiales hayamos sufrido en serio para calificar. Lo importante es demostrar que no somos conformistas, hacer menos las victorias y el esfuerzo que se requiera para lograrlas. Así uno da la pinta de “ambicioso y ganador”, ¿no?

Para quienes no lo sepan, el Finito López tiene el récord de más peleas de campeonato mundial sin perder para cualquier boxeador, de cualquier país y de todos los tiempos. Y nunca, ni como amateur ni como profesional, perdió un combate. Nada mal, ¿verdad? Pero tal vez le faltó mentalidad, hacer menos a algún rival de vez en cuando, reconocer que era un “bulto”. Digo, para que no pensaran que era un mediocre conformista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *