Resultados “B”

Captura de pantalla 2015-04-13 a las 11.15.17

@VegAboutFutbol

No es difícil calificar como malo el desempeño de la selección mexicana en sus últimos encuentros de preparación. A decir por los resultados, pero sobre todo por la poca lucidez exhibida en el equipo de Miguel Herrera, se espera poco del “tri” en la Copa América. Sin caer en un plano pesimista, poco, muy poco se puede prever para el seleccionado mexicano en el torneo sudamericano. Espero equivocarme.

Los resultados no acompañaron al “piojo”, pero más allá de los números, la pobreza del plantel mexicano quedó de manifiesto luego de tres partidos –lo digo sin ataduras- de bajo nivel futbolístico. La selección azteca no demostró tener los argumentos necesarios para hacerle frente  un torneo en el que tendrá que competir con rivales mucho más tácticos y, en apariencia, mas poderosos que el plantel mexicano.

Sigo sin entender los llamados experimentos con la Selección Nacional; Herrera y todos sus antecesores jugaron al mago al tratar de poner en la cancha a muchos jugadores, sin embargo, probar jugadores debería tener una especie de reglamentación que promueva la creación de un verdadero equipo competitivo. Con la cantidad desmesurada de jugadores que se ponen a prueba durante los partidos amistosos, sólo entiendo una suerte de desconocimiento de sus seleccionados por parte del director técnico, ¿es tan difícil tener en mente la oncena titular y que los partidos amistosos sólo ayuden a fortalecer un real juego en conjunto?

Cada partido de los últimos tres que encaró la selección mexicana, representó un nuevo cúmulo de sinsabores que terminan por dejar más dudas que certezas, al menos así pasa con los que vemos a la selección desde afuera. Sin idea clara de un verdadero juego sólido, sin jugadores que se echen el equipo al hombro… sin futbol. Y pese a lo que declare Herrera, esta selección no tiene, como dijeran por ahí, ni forma, ni fondo. Los ciegos y optimistas dirigentes del futbol mexicano han asegurado que México llegará lejos en el certamen sudamericano, es fácil decirlo, pero la realidad del combinado mexicano dista mucho de lo que ellos proyectan, pareciera, desde su ignorancia y poca autocrítica.

Entiendo las circunstancias que condicionaron  la participación de la Selección Nacional en la Copa América, pero aun cuando hablemos de un equipo alterno, no se pueden seguir consintiendo actuaciones como las que hemos visto por parte de México, no es sano para nuestro futbol seguir jugándole al mago, ya tenemos experiencia de lo que pasó en la última eliminatoria mundialista. México no puede permitirse otra podrida actuación como la que tuvo en Argentina 2011. Sí, tal vez uno podría parecer muy exigente cuando de antemano se sabe que es una selección “B”, pero yo me pregunto… ¿no es acaso jugar bien y ganar, el sentido de una competencia?

Se acerca la Copa Oro y mientras México genera dudas cada vez que pisa la cancha, Estados Unidos le ganó al actual campeón Alemania en su propia casa. O empiezan a tomar las cosas en serio, o México se seguirá hundiendo en un intento por regresar a la hegemonía de CONCACAF, misma que desde hace varios años Estados Unidos nos ha arrebatado.

La Copa América será una buena prueba que sirva para ver los alcances reales de la dirección de Miguel Herrera, pues ahora se enfrentará a rivales que distan mucho de ser Nueva Zelanda, aquí veremos la seriedad que México puede darle a un torneo que tiene más prestigio de lo que las autoridades futbolísticas mexicanas imaginan. Que sea una buena Copa América, y si bien es un equipo alterno, esperemos que los resultados puedan ser “A”, porque ya nos cansamos de resultados “B”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *