Gracias Cuauhtémoc

La redondabotando

Un jugador catalogado como grande se ha retirado, un jugador que siempre dio de que hablar, ese jugador distinto que siempre marcaba esa diferencia necesaria en favor de su equipo.

Hablar de Cuauhtémoc es hablar de un jugador diferente a todos en muchas circunstancias, un jugador que salió de un barrio bravo, factor que supo hacer valer en la cancha y que supo hacerse de una fama, tanto por el futbol, como por factores extra cancha.

Hasta ayer en Cuauhtémoc Blanco teníamos al salvador de nuestra selección, ese equipo al que salvo en dos ocasiones diferentes para ir a la Copa del Mundo. Ese jugador que hacía una jugada de fantasía para enamorar al público y rematarla con un ademán típico del barrio para molestar al adversario.

Referente de las Águilas y ferviente admirador a estas, profeta en tierras estadounidenses, aunque en idilio con varios equipos más con 233 anotaciones repartidas en todos ellos, 10 equipos para ser exactos.

Actor, futbolista y político, siempre criticado por sus diversas acciones, pero siempre el centro de atención de todas las miradas en todos los estadios que piso y por muchas personas catalogado como “Genio y figura”

Amado u odiado, pero jamás con tintas medias.

Pd. Coman frutas y verduras, como él hubiera dicho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *